domingo, 31 de diciembre de 2017

MENSAJE DE FIN DE AÑO PARA LAS MUJERES, HIJOS Y AMIGOS DE LOS PRESOS POLÍTICOS


Por Isabel Saravia Tamayo[1]

A Ustedes valientes mujeres, armadas de perseverancia y paciencia, que lo largo de tantos años, transitaron la ruta abandonada de la Injusticia. Mujeres compañeras en la adversidad que a pesar de su agotamiento tras tocar tantas puertas sin obtener respuestas, aún siguen firmes en la lucha sin perder su sentido del humor. A Ustedes que un día arriesgaron su vida y la de los suyos apoyando a sus maridos en la defensa de la Patria y que hoy sienten ser tratadas como sus enemigos.


Hijos que jamás dan por perdida estar arbitraria batalla, que persisten incansables para que algún día brille la inocencia y la verdad histórica, que a pesar de vivir esta injusticia sus corazones no alimentan el rencor. Como hija me siento traspasada por el dolor y sé lo difícil que es no perder la alegría.

Nietos presos de una realidad impuesta que les quita la presencia cotidiana tan enriquecedora de sus abuelos.

Familias todas que los extrañan y se ven obligados a enfrentar unas Fiestas más sin ellos.

Un enorme agradecimiento a tantos amigos, camaradas que se juegan con tanto cariño, logrando desplazar la indiferencia de tantos.


A todos y a cada uno, una sentida valoración de tantos argentinos que no se dan por vencidos frente a esta aberrante injusticia que parece no conmover a quienes realmente pueden hacer algo.

Y finalmente a quienes ya partieron de este valle de lágrimas enrejado a mejor vida, a sus familias, nuestra más sincera valoración y apoyo.

Sí, es cierto, podrán cerrarse muchos caminos pero jamás la senda que lleva al Pesebre.

Por Isabel Saravia Tamayo, Salta, 30 de diciembre de 2017

NOTA: Las imágenes no corresponden a la nota original.




[1] hija del Coronel José Ignacio Saravia Day (Pepé), cautivo en la prisión de Campo de Mayo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario