lunes, 25 de diciembre de 2017

SUPERAR LA GRIETA


Qué pena me da mi país. Qué pena me da que la Justicia no actúe cómo debe, una vez más. Qué pena escuchar críticas a la inacción de la policía, cuando sí lo hacen, luego los mismos que critican su no accionar los llaman represores. Qué pena no ponernos de acuerdo. Qué pena no sanear la grieta que tanto nos duele a todos. Y qué sensación rara me da ver en las bancas de kirchneristas el cartel con la leyenda “Navidad sin presos políticos”[1]. Qué raro ver cómo se discuten si las preventivas están bien o no ya que mi papá, capitán de navío (R) Carlos G. Suarez Mason lleva ya más de once años de prisión preventiva, cuando la ley establece un máximo de dos años. Es decir que hace 11 años que no paso Navidad con mi papá. Además, acaba de ser condenado a cadena perpetua, después de 11 años de preventiva, en un juicio que en cinco años no pudo demostrar nada de lo cual se lo acusa. Simplemente se lo condenó por portación de apellido. Los jueces[2] no tuvieron la valentía de aplicar otra condena simplemente porque mi papá se llama Carlos G. Suarez Mason. Una vez más me da pena y vergüenza esta injusticia que tiene la Argentina, mi país. Quizás, como me dijo una amiga, esta sociedad no está preparada para sanear la grieta.

Magdalena Suarez Mason
DNI 25.745.018


NOTA: Las imágenes, destacados y referencias no corresponden a la nota original.



[1] Los presos por corrupción no son presos políticos, son “políticos presos” por haber robado al pueblo de la República Argentina.
[2] TOF N°5: integrado por los jueces Daniel Obligado, Adriana Palliotti y Leopoldo Bruglia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario