martes, 29 de mayo de 2018

Lecciones de Manchalá



Las imágenes de nuestro sangriento pasado, con su carga de dolor, pero también con sus muestras de valentía y heroísmo, vuelven a menudo para recordarnos la gravedad de las operaciones emprendidas por las guerrillas de izquierda en los años setenta. Entre esas imágenes se recorta la heroica gesta de Manchalá, de la que hoy se cumplen 43 años. Un combate librado por un puñado de valientes salteños, que lograron repeler en 1975 un ataque del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) en condiciones desfavorables.
Veintitrés hombres -once, inicialmente- que resistieron durante horas, rodeados en una pequeña escuela de adobe de ese paraje tucumano, y en condiciones desesperadas, el asedio de 117 combatientes, quienes terminaron dispersándose ante la llegada de refuerzos.
Lo sucedido aquella tarde deja como lección el coraje de esos pocos hombres que desbarataron, sin saberlo, los planes del ERP para atacar el comando del Operativo Independencia, que estaba en la localidad de Famaillá, y marcaron así un punto de inflexión a favor del Ejército. El arrojo y la solidaridad de esos pocos hombres que se repartieron las pocas municiones que les quedaban debe servir de inspiración.
La fiera resistencia que opusieron expone además el poder y la ambición de un grupo guerrillero que ya controlaba un tercio de la provincia de Tucumán en pleno gobierno constitucional, pero también deja al descubierto su alucinado mesianismo marxista (que enarbolaba una lucha de clases y a los que disparaba, en definitiva, era a simples conscriptos en su mayoría).
Y por último nos recuerda que aquel combate no pertenece sólo al pasado, sino que es prolongado en el tiempo por quienes intentan reescribir la historia a su antojo, falseando o borrando, como en este caso, los recuerdos.
La demolición del monumento a “los bravos guerreros” de Manchalá, en 2013, fue demasiado lejos en la manipulación del pasado. Como respuesta a esa ignominia es que se creó al año siguiente este centro de estudios, cuya primera actividad fue, precisamente, la producción del documental “La escuelita de Manchalá”, rodado por el cineasta Sandro Rojas Filártiga y estrenado en 2015.
Manchalá nos confirma la necesidad de mantener vivo el recuerdo para que esa gesta, que se inscribe en una larga cadena de sacrificios humanos ofrendados por la Patria, no caiga en el olvido. Hoy, 43 años después, rendimos homenaje a los héroes de aquel glorioso combate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario