martes, 26 de junio de 2018

Incluso la objeción de conciencia molesta

Después de que la semana pasada numerosos sanatorios, clínicas privadas y hospitales de distintos puntos del país salieran a manifestar su postura contraria al proyecto de ley para despenalizar el aborto, y a reclamar el derecho a la objeción de conciencia institucional, un artículo publicado el domingo por la periodista Soledad Vallejos en Página 12 viene a demostrar cómo incluso esa modesta abstención puede molestar a sectores laicistas, que la ven como una amenaza al Estado.

Entre las clínicas que firmaron un comunicado conjunto figuran San Juan de Dios, San Camilo, Bazterrica, Santa Isabel, Del Sol, Fleni, Austral y Mater Dei.

El artículo advierte sobre el avance de esta reacción confesional y la vincula a otro proyecto de "Ley de libertad religiosa", presentado por el Ejecutivo, que se encuentra en la Comisión de Relaciones Exteriores y Culto, y que habría tomado impulso en las últimas semanas.

La periodista dice que diversas fuentes, que no enumera, señalaron al diario que la redacción de ese último proyecto permitiría un margen amplio de aplicación, tanto que estaría en cuestión la definición de un Estado democrático y laico.

Y pone como ejemplo que no sólo estas instituciones confesionales podrían no aplicar la ley del aborto, sino que las escuelas confesionales podrían no brindar Educación Sexual Integral y hasta podrían negarse a educar de acuerdo a teorías científicas como la de la evolución para, en cambio, enseñar de acuerdo con postulados creacionistas. Incluso los funcionarios de registros civiles podrían negarse a casar a parejas del mismo sexo.

Una de las que muestra su preocupación ante el diario es la diputada Araceli Ferreyra, quien advirtió que la redacción de la iniciativa pone en peligro la autoridad del Estado democrático. Para los cultos y sus espacios "se crea un status propio por encima o por fuera de la ley directamente", se queja.

Y más adelante, añade: "Intentan derogar un Estado laico, imponer un poder clerical que esté‚ por encima de los padres del Estado democrático. Es insurreccionarse al Estado de derecho".

En la misma línea, en un recuadro sin firma se señala que detrás de la objeción de conciencia está la idea vaticana de "desobediencia civil".

Estas declaraciones invitan a pensar que el aborto y la educación sexual de orientación liberal no son vistas por algunos sectores como conquistas suficientes, y que el ideal de Estado laico que abrigan incluye el sometimiento y la adhesión por la fuerza, más propios de sistemas totalitarios.

El texto completo del artículo puede consultarse en: https://www.pagina12.com.ar/123811-el-viejo-truco-de-la-objecion-de-conciencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario