jueves, 5 de julio de 2018

El malestar de las FF.AA. se hace sentir

La decisión de suspender el tradicional desfile militar del próximo lunes por el Día de la Independencia se tomó por "razones presupuestarias", pero distintas fuentes periodísticas destacan que la medida se produce en el marco del descontento en las Fuerzas Armadas por el escaso aumento salarial otorgado recientemente a los uniformados.




LA NACION | Política | Paritarias


Confirman la suspensión del desfile del 9 de Julio por razones presupuestarias

Por Mariano De Vedia

5 de julio de 2018

Fuentes cercanas al ministro de Defensa, Oscar Aguad , confirmaron a LA NACION la suspensión del desfile militar que había sido programado para el lunes próximo en las calles de la Ciudad de Buenos Aires, por el Día de la Independencia, y aseguraron que la decisión se tomó por "razones presupuestarias".

La medida se conoció en medio del creciente malestar que existe en las Fuerzas Armadas por el magro aumento salarial de 8 por ciento otorgado por el Gobierno a los cuadros inferiores de la conducción militar. El incremento no incluye a los oficiales superiores, a partir del grado de teniente coronel en el Ejército y equivalentes en las otras fuerzas, que percibirán solamente una suma fija de $2000 a partir del 1 de julio, y de $4500 desde el primer día de agosto. Dicha diferenciación provoca distorsiones en el escalafón salarial del personal militar, que serán corregidas entre hoy y mañana, confiaron voceros del ministro a este diario.

Según pudo saber LA NACION, el presidente Mauricio Macri instruyó a Aguad a encontrar una solución al problema salarial, por lo que el ministro de Defensa está trabajando intensamente con su par de Hacienda, Nicolás Dujovne, para revisar el nivel de los aumentos.

La organización del desfile militar de 5600 efectivos, que al igual que en los últimos dos años, se iba a realizar por la Avenida del Libertador, desde la intersección de Salguero hasta el Campo Argentino de Polo, tenía un costo estimado en más de $10 millones. "Consideramos apropiado evitar ese gasto, en momentos en que el Gobierno está inmerso en un plan profundo de ahorro de recursos", explicaron voceros gubernamentales. Se realizará, sin embargo, un desfile cívico militar más austero, de unos 700 efectivos, en San Miguel de Tucumán, donde se concentrarán los actos centrales por el 9 de Julio, con la asistencia del Presidente.

Paralelamente, en Córdoba se realizará un desfile de cerca de 2500 efectivos militares, con guarniciones locales, organizado y financiado por el gobierno de la provincia.

La práctica del desfile militar se retomó en 2016, en los primeros meses del gobierno de Macri, con la participación de las escuelas de cadetes y aspirantes de las tres fuerzas, además de la caballería montada del Colegio Militar, comandos del Ejército, los regimientos de Infantería de Patricios y de Granaderos a Caballo, la Fanfarria Alto Perú y veteranos de guerra, entre otros, y una entusiasta adhesión de los vecinos .

No hay comentarios:

Publicar un comentario